El 3% de los siniestros que se producen en España son fraudulentos

El ramo más afectado por estos engaños es el de Automóviles, donde los incendios de vehículos provocados y, sobre todo, las lesiones finigidas (como el latigazo cervical) cada vez se utilizan más. Es un delito cada vez más perseguido pero difícil de dictaminar. Seguro que las compañías, a la hora de establecer el coste final de la prima del seguro (su nota técnica) tienen en cuenta estas “desviaciones”, con lo que acabamos pagando todos el pato por culpa de los “listos”. Como siempre.